Archivo de la etiqueta: Policia

Chiste sobre la jubilación

Si te ha llegado ya la edad de la jubilación, puedes poner en práctica este pedazo de Chiste de risa.

Chiste: Así se desahoga un jubilado

La gente que todavía trabaja me pregunta a menudo que qué hago diariamente, ahora que estoy retirado…

Pues bien, por ejemplo, el otro día fui a Madrid y entré en el edificio de usos múltiples de la calle Alcalá para presentar una documentación; sin tardar en la gestión ni cinco minutos.

Cuando salí, un Policía Local estaba poniendo una infracción por estacionamiento prohibido. Rápidamente me acerqué a él y le dije: ¡Vaya hombre, no he tardado ni cinco minutos…!

Dios le recompensaría si hiciera un pequeño gesto para con un jubilado…
Me ignoró olímpicamente y continuó rellenando la infracción.
La verdad es que me pasé un poco y le dije que no tenía vergüenza.
Me miró fríamente y empezó a llenar otra infracción alegando que, además, el vehículo no tenía la pegatina de la ITV. Entonces levanté la voz para decirle que me había percatado de que estaba tratando con un cabrón, que le habían dejado entrar en la Policia porque no servía para otra cosa…

Él acabó con la segunda infracción, la colocó debajo del limpiaparabrisas, y empezó con una tercera. No me achiqué y estuve así durante unos 20 minutos llamándole de todo, desde “sieso gilipollas”, hasta h. de p…… Él, a cada insulto, respondía con una nueva infracción. Con cada infracción que llenaba, se le dibujaba un sonrisa que reflejaba la satisfacción de la venganza…

Después de la enésima infracción… le dije: Lo tengo que dejar, porque…
¡Ahí viene mi autobús!
Desde mi jubilación, ensayo cada día cómo divertirme un poco.
Es importante hacer algo a mi edad, para no aburrirme.

Chiste de las joyas

Asaltan una joyería de madrugada en Gijón y la «poli» necesita un  sospechoso.
Entonces encuentran a un borracho cerca del lugar y lo llevan a comisaría.
Allí lo bajan al sotano y un «poli» empieza a meterle la cabeza en un cubo de agua.
Cuando el borracho esta casi sin aire, el» poli» lo saca y le pregunta:
-¿donde estan las joyas?
El borracho balbucea intentando coger aire y respirar, pero el «poli»  repite la operación tres veces,
hasta que la cuarta lo saca. El borracho, a punto de morir ahogado,
empieza a jadear tomando aire y el «poli» repite:
-¿Donde estan las joyas?
Y el borracho le contesta: -¡ Cago en mi madre, contratar a un buzo que yo no las veo!!