Chiste de vascos

Buenísimo chiste de vascos

Estaban tres hombres en el infierno, a los cuales el demonio impuso tres penitencias:

1º Matar a un león a ostias.

2º Hacer el amor con una mujer 20 veces seguidas.

3º Tomarse 5 litros de orujo.

El que pasara estas tres pruebas se iba al cielo.

Primero entra un alemán con sus aires de grandeza y dice:

“¡A ver, tráiganme a la mujer!” Empieza: 1, 2, 3, 4, 6, y sale gritando:

“¡Ya no puedo más!” “Entonces, ¡AL INFIERNO!”, dice el demonio.

Después entra un americano:

“¡A ver, a mí tráiganme al león!” Lo encierran en la jaula, y se oye:

“¡Grrr, grrr, grrr, grrr, grrrr, grrr!” Al rato sale muy mal herido, gritando: “¡Ya o puedo más!” “Pues ¡AL INFIERNO!”, dice el demonio.

Y al final entra un vasco, del mismo Bilbao: “Estos gilipollas comenzaron por lo más difícil. ¡A ver! ¿Dónde está el orujo?”

Lo llevan a la bodega y se toma los 5 litros de orujo y sale con un pedo descomunal: “¡A ver, trrraedme al leonccccito esssse! ¡Hip! ¡Hip!” Lo encierran con el león y se oye: “¡Grrr, grrr, grr, grrr, grrr!” Y una hora después “Miiiiaaaaauuuuu, miiiiaaaaauuuuu, miiiiaaaaauuuuu…”

Sale el vasco y dice: “Y ahora, ¿dónde esssstá la mujer essssa que hay que matar a osssstias?”

Comparte este chiste con tus colegas

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*